Razones para comprar en los Mercadillos de Madrid

Con la llegada del buen tiempo y el aumento de las horas de luz, las calles de Madrid se llenan de planes de ocio al aire libre para todas las edades. Los mercados al aire libre son una parte más de esta oferta de ocio, pero cuentan con características concretas que los diferencian y hacen que comprar sus productos no sea simplemente un intercambio de bienes.

En el blog de hoy te mostramos cuatro razones para comprar en los Mercadillos de Madrid: comercio justo, sostenibilidad, precios competitivos y dinamización de los barrios y municipios en los que se celebra. ¡Vamos allá!

La forma de comercio más sostenible del mundo

Mientras algunos transforman la ciudad sin tener en cuenta el medio ambiente y todo lo bueno que se obtiene de sus árboles y plantas, los mercados al aire libre conviven a la perfección con el entramado de la capital. Al tratarse de un comercio no sedentario, el comercio ambulante no genera cambios urbanísticos, dinamizando la ciudad sin generar cambios.

Además de todo lo anterior, los productos que se ofertan no realizan largos viajes por carretera, potenciando el comercio local y el producto de proximidad. Además, algunos de los profesionales son artesanos y sus productos viajan directamente del taller a los puestos. Todo ello genera un efecto positivo en el medio ambiente, disminuyendo la huella de carbono y facilitando la construcción de una sociedad también más sostenible.

Comercio más justo

Otra de las características de los Mercadillos de Madrid es que los profesionales obtienen un porcentaje más grande del precio del producto. Agricultores, artesanos, modistas… todos ellos ofrecen sus productos en los mercadillos a un precio menor porque el volúmen de intermediarios también es menor. Esto permite que el margen de beneficio, la diferencia entre el precio final y el coste de materiales, sea más grande, mejorando su calidad de vida y permitiéndole seguir creando piezas únicas.

Pese a que es una de las características que más atraen a visitantes y locales a los mercadillos, el aumento de la calidad y la especialización del producto han hecho que los precios no sean ya la principal diferencia con la competencia, pues han aparecido páginas web asiáticas con precios similares. Lo que sí que está claro es que en los mercadillos el beneficio lo obtienen los profesionales y no las grandes multinacionales.

Precios competitivos

Pues sí, esta es una de las características más destacadas para los clientes. Como hay menos intermediarios, los precios pueden ser más competitivos. Además, el hecho de no tener un espacio físico que alquilar o comprar permite que los costes fijos para desarrollar esta actividad económica sean menores. ¡Aunque los hay! Los comerciantes pagan para realizar su actividad en la vía pública, pero su precio suele ser menor que el alquiler o la compra de los locales. ¡Muchos eligen los mercadillos por el precio!

La disminución de las barreras de entrada hace que la venta ambulante sea una de las ventanas comerciales más accesibles para los emprendedores que todavía no cuentan con un espacio físico de ventas.

Dinamización de municipios y ciudades

¡Está comprobado! La celebración de mercados al aire libre tiene un efecto dinamizador de los barrios en los que se celebra, aumentando la afluencia de público a los comercios locales y generando un sentimiento vecinal fundamental para la cohesión social intergeneracional. En aquellos barrios en los que apenas hay movimiento, los llamados residenciales, la celebración de un mercadillo puede ser la llave para que otras actividades culturales puedan nacer, dinamizando los espacios y, en definitiva, ofreciendo una oferta comercial y cultural más amplia y variada.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Suscríbete a nuestra Newsletter

Conoce todas las novedades de los Mercadillos de Madrid

Seguir leyendo